RSE, sostenibilidad, desarrollo sostenible, ciudadanía corporativa… ¿QUÉ MÁS DA?

Desde el comienzo de este blog hemos estado compartiendo diferentes apreciaciones acerca de la responsabilidad social empresarial. A raíz de un proyecto que se avecina (del que seguramente hablaremos más adelante) Irune Gómez Pescador nos habla sobre debates que están emergiendo en esta ámbito. ¿Debates enriquecedores? Irune nos da su opinión. Por cierto, ¡bienvenida a MUrgildu! Esperamos seguir contando con tu participación (¡para continuar con nuestra dinámica diaria de trabajo en equipo!).

Actualmente parece estar en auge un absurdo debate sobre la terminología que se ha de utilizar cuando hablamos de prácticas socialmente responsables. Autores como Antonio Vives con  su artículo ¿Quién mató a la RSE? sostienen que  estamos asistiendo a un asesinato lento de la RSE, puesto que se desvía la atención a su correcta denominación, en lugar de centrarnos en los beneficios  que pudieran derivar de la misma.

Estoy de acuerdo con Josep M. Lozano cuando afirma que “ al club de la RSE los problemas semánticos nos preocupan o nos interesan poco, y que no hay que perder mucho tiempo con el nombre de la cosa”.  Resulta paradójico que perdamos tanto tiempo en disputas sin sentido cuando lo que realmente está en juego es la determinación de prácticas que regulen y legitimen la actividad empresarial.

Parece ser que escépticos, opositores e incrédulos de las utilidades de la RSE centran todos sus esfuerzos en rechazar todas sus propuestas y se oponen a conocer los distintos aspectos que engloba este concepto. Bien es cierto, que muchas empresas se han encargado de alimentar a los anteriores y de desprestigiarla a través de prácticas irregulares o poco éticas. Así pues, un gran número de empresas ha optado por su utilidad para mejorar la reputación de la empresa, lo cual no me parece incorrecto; puesto que, entre las razones de ser de la RSE se halla la rentabilidad económica y, evidentemente, una mejora en la  reputación contribuye en ello. No obstante, no debemos olvidar que se debe dar un equilibrio entre la dimensión económica, social y medioambiental, de modo que además de realizar acciones que mejoren la reputación de la empresa, se deberían de llevar a cabo otra serie de acciones en los otros dos ámbitos que componen la RSE.

Por otra parte, no estoy del todo de acuerdo cuando se habla de una evolución de la RSE hacia el concepto sostenibilidad corporativa, aludiendo a motivos como: vinculación del concepto con la filantropía y la mejora de la imagen corporativa. Me reitero en lo dicho anteriormente: creo que entre los beneficios que nos puede aportar la RSE encaja perfectamente la mejora de la imagen, pero sólo es una ínfima parte de su utilidad; aunque así lo entiendan las grandes corporaciones. Considero que el verdadero corazón de la RSE está aún por descubrirse, y lo anterior,  forma parte del desconocimiento de su capacidad para crear valor en otros aspectos relacionados con la gestión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en RSC y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a RSE, sostenibilidad, desarrollo sostenible, ciudadanía corporativa… ¿QUÉ MÁS DA?

  1. Naiara dijo:

    Kaixo Irune,

    Azkenik gure blogean parte hartzera animatu zara…. ONGIETORRI!!! Espero dut hemendik aurrera ere blog honetan jorratzen ditugun gaien inguruan ekarpenak egitea….;)

    Erreflexio honen harira, guztiz bat nator zurekin hainbaten ignorantziak ez lukeela kontzeptu baten esanahia aldatu beharko defenditzen duzunean. GESa txarto erabiltzen edo ulertzen dutenak badaude, noski, eta ez dira gutxi; baina GESak berezko eduki bat du, eduki borobil bat alderdi soziala, ingurumena eta ekonomikoa biltzen duena, eta horietako batetan soilik zentratzen dena edota GESaren alde publikoa soilik jorratzen duenak .. berak egiten du akatsa eta berak erabakitzen du GESak aporta litzakeen hainbat abantaila ez bereganatzea…. hortaz… hor konpon!! jeje

    Esan dudan moduan…. ONGIETORRI!!!
    Naiara

  2. Pingback: Empresas socialmente responsables: desempeño financiero y desafíos globales (I) | MUrgildu

  3. Pingback: ¿Cuál es la RSE que ha muerto? | MUrgildu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s