¿Cuál es la RSE que ha muerto?

En las últimas semanas han emergido diversos comentarios referidos a la RSE y la “necesidad” de redefinirla, renombrarla, revitalizarla. Pero, parafraseando a una aportación alineada con estas cuestiones, ¿la RSE ha muerto? ¿Cuál?

Hace más de un año, en este mismo espacio reflexionábamos al respecto. Precisamente comentábamos que algunos autores sostienen que estamos asistiendo a un asesinato lento de la RSE, puesto que se desvía la atención a su “correcta denominación” en lugar de centrarnos en los beneficios  que pudieran derivar de la misma. Resulta al menos sorprendente que perdamos tiempo en disputas sin sentido cuando lo que realmente está en juego es la determinación de prácticas que regulen y legitimen la actividad empresarial.

Parece ser que escépticos, opositores e incrédulos de las implicaciones de la RSE centran todos sus esfuerzos en rechazar sus alcances y se oponen a conocer los distintos aspectos que engloba este concepto. Bien es cierto que muchas empresas se han encargado de desprestigiarla a través de prácticas irregulares y antagónicas. Si bien entre los beneficios que puede aportar la RSE encaja perfectamente la mejora de la imagen, ello sólo se trata de una ínfima parte de su utilidad y varias organizaciones sólo se han centrado en ello con limitada visión y equilibrio.

El verdadero corazón de la RSE está aún por descubrirse y lo anterior forma parte del desconocimiento de su capacidad para crear valor en otros aspectos relacionados con la estrategia empresarial. ¿La RSE ha muerto? NO, ha evolucionado. Preocupante sería que ello no hubiera acontecido, porque nosostros como sociedad también evolucionamos. Evolucionamos en nuestras ideas, preocupaciones, necesidades, acciones, intereses…y fruto de ese progreso somos capaces de dotar de nuevo contenido y profundidad a aquellas cuestiones en las que trabajamos. En este sentido, ¿seremos capaces de construir consenso? El tiempo lo dirá.

Nota: parcialmente, contenidos compartidos en “RSE, sostenibilidad, desarrollo sostenible, ciudadanía corporativa… ¿QUÉ MÁS DA?”
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Varios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s